Estás en El arte de crear salud-->Cajón de sastre-->ARTICULOS


El aliento de la vida - Respiración correcta, primer pilar de la salud

Tal vez porque ocurre sin nuestra voluntad conciente, la respiración es algo que damos por hecho. Y las referencias que hacemos a esta función, ocurren más en relación a contaminación externa, que a método interno. Por descontado, la medicina convencional dificilmente se plantearía promover la salud enseñando a las personas a respirar correctamente. Ante un dolor de cabeza, por ejemplo, lo más habitual es que abramos la puerta del botiquín, en vez de abrir la ventana y respirar a pleno pulmón. Y sin embargo, todos sabemos que el ser humano necesita, por este orden, aire, agua, alimento y luz para mantenerse vivo. ¿Será uno más de nuestros conocimientos teóricos, que está arrumbado en algún rincón de nuestra mente sin dejar de ser, simplemente, "información"?


Respirar es imprescidible para mantenernos con vida.

¿Cómo de imprescindible?

Así de imprescindible:

El Record Mundial Femenino de Apnea Estática de Agosto de 2009 lo ostenta la rusa Natalia Molchanova que se mantuvo sumergida durante 8'23" --- Ocho minutos y veintitrés segundos.

El masculino, de este año, es del suizo Peter Colat con 19'21" --- Diecinueve minutos veintiún segundos (!!!).

Teniendo en cuenta que hablamos de atletas con mucha preparación física y gran desarrollo de sus habilidades de retención de aliento, estas marcas caen bien debajo de los cuatro minutos para el resto de los mortales, que simplemente, respiramos.

La cuestión es: si una función es tan vital como para matarnos en menos de cuatro minutos, ¿cómo nos mejoraría si usáramos todo su potencial? ¿podría, incluso, alargarnos la vida?

Efectivamente, hay mucho más de lo que creemos en esta función que ocurre sin nuestra voluntad conciente.

Aunque en Occidente no se considera a la respiración más que como una función mecánica de intercambio de gases, para las medicinas tradicionales, especialmente las orientales, la respiración supone no sólo un método de control de la energía, sino una herramienta fundamental dentro de las artes curativas.

En el aire, además de gases, están presentes partículas diminutas que conocemos en Occidente como iones negativos: son mini-partículas electro-magnéticamente cargadas que se producen naturalmente en el aire, en el agua y en el movimiento del viento en espacios abiertos.

El oxígeno y dióxido de carbono pasan de un circuito sanguíneo a otro a través de los pulmones, mientras que su energía iónica pasa a nuestro organismo a través de unos receptores situados en las fosas nasales.

Según los taoístas, grandes expertos en el uso de la respiración como método terapéutico, esta energía iónica se trasmite directamente a todo el organismo a través de los meridianos, nervios y flujo sanguíneo, y a través del sistema nervioso, a todos los órganos y tejidos, recargando todas las células del organismo, equilibrando su polaridad y disolviendo las toxinas de la sangre. En definitiva, neutralizando su carga positiva.

La respiración es un tema muy extenso: hay muchos libros y documentos dedicados a ella, y están descriptos muchos métodos y técnicas respiratorias diferentes. Pero antes de aprender métodos específicos, sería buena idea verificar que el que conocemos lo aplicamos bien.

La naríz, algo más que una cuestión de estética

En primer lugar, la respiración correcta es la llamada respiración completa, y debe reunir dos requisitos básicos:

  1. debe inspirarse y expirarse por la nariz
  2. es una respiración en la que interviene el diafragma, y no sólo los pulmones.

Además de lo que nos enseñaron en el colegio sobre respirar por la nariz, a saber: porque calienta el aire y porque en la nariz hay una membrana que ofrece la primera barrera fisiológica a las bacterias y cuerpos extraños contenidos en el aire, para aprovechar la energía de los iones negativos, es necesario que el aire penetre por la nariz, ya que es ahí donde están los receptores capaces de captar esta energía.

La función de los pulmones es eliminar de las células el dióxido de carbono (o anhídrido carbónico), convertir la sangre venosa -cargada de toxinas- en sangre arterial -cargada de oxígeno- que el corazón y su sistema de comunicaciones (el aparato circulatorio) se encargará de hacer llegar, cargada de vida, a cada rincón del organismo.

Respirando a todo pulmón

En los niños la respiración completa ocurre de forma natural, sin embargo a medida que crecemos, vamos limitando la duración y la intensidad de cada respiración de forma, que en general, los adultos respiramos de forma incompleta: no llenamos los pulmones de aire.

¿Cómo es una respiración completa?

Es muy fácil y agradable. Consta de 4 fases bien diferenciadas:

  1. Fase de inspiración: aquí dejas que el aire entre lentamente en los pulmones hasta que ya no pueda entrar más.
  2. Fase de retención: Cuando ya no puede entrar más aire, dejas de inspirar y retienes unos segundos el aire, permitiendo de esta forma que las células de tu organismo se oxigenen.
  3. Fase de espiración: aquí dejas que el aire salga lentamente llevándose consigo el dióxido de carbono y demás partículas de deshecho liberado por las células y la sangre.
  4. Fase de descanso: cuando ya no hay más aire que expulsar, relajas los músculos y dejas que el aparato respiratorio descanse durante unos segundos, antes de volver a iniciar el siguiente ciclo respiratorio por la primera fase (inspiración).

Es muy importante que todas las fases se desarrollen de una forma natural, sin forzar, que vuelvas a convertirla en una respiración "normal" como cuando eras niña.

Ritmo, ritmo y más ritmo

Una fórmula equilibrada sería: 8x4x8x4, es decir, 8 segundos de entrada de aire, 4 segundos de retención, 8 segundos de salida de aire y 4 segundos de descanso.

Cuanto más tiempo respires de esta forma, mayor intensidad estarás dando a los procesos de oxigenación y eliminación de toxinas del organismo, y por lo tanto, a mayor presencia de oxígeno y menor presencia de toxinas, más salud. La regla aquí será cuantas más veces mejor.

Pero también puedes aplicar un ritmo 2x1x8x1, es decir, 2 segundos de entrada, 1 segundo de retención, 8 segundos de salida de aire y 1 segundo de descanso y el resultado será un efecto calmante, relajante sobre mente y cuerpo.

O aplicar un ritmo 8x1x2x1, es decir, 8 segundos de entrada, 1 segundo de retención, 2 segundos de salida de aire y 1 segundo de descanso, y que el resultado sea un efecto tonificante, estimulante.

Aparte de utilizar estas técnicas cuando las necesites, suele ir muy bien incorporarlas a la vida diaria en ciclos de 9 respiraciones, utilizando la que tiene efecto tonificante por la mañana al levantarte, y la que tiene efecto relajante, antes de irte a dormir.

De más está decir que cuanto más limpio y oxigenado sea el aire que respiras, mejor será para tu salud, y que estaría bien al menos cuando practiques estos métodos, que lo hagas delante de una ventana abierta o al aire libre, convenientemente protegida del frío y la lluvia.

Y para terminar...

unas palabras surgidas de las entrañas de la historia, de uno de los mas importantes médicos chinos de la dinastía Tang (siglo VII):

"...Cuando se practica una respiración correcta, acaban los posibles e innumerables males. Cuando la respiración es deprimida o cansada, pueden surgir todo tipo de enfermedades. Aquellos que deseen nutrir sus vidas, primero deben aprender los métodos correctos de control de la respiración y a equilibrar la energía. Estos métodos de respiración pueden sanar todos los males, grandes y pequeños. ..."

Sun Si Mao
"Libro de Prescripciones Valiosas y su Suplemento"


©Mónica P. Vazquez
Mujeres Holisticas, magazine online dedicado a la salud de la mujer del siglo XXI
Está permitida la reproducción total, impresa o electrónica de este artículo, siempre que se cite la procedencia, se incluya el correspondiente enlace a este sitio web y se notifique a la autora facilitando datos de publicación mujeresholisticas.com

[Volver]   [Continuar]
SUSCRIBETE a nuestro boletín gratuito para estar al corriente de las novedades web y leer los contenidos SOLO SUSCRIPTORAS
Pulsa aquí