Estás en El arte de crear salud-->Con F de Femenino-->ARTICULOS


Sindrome Premenstrual

Y como si no tuviéramos bastante, el SPM


El Síndrome Premenstrual afecta cada vez a más mujeres en el mundo. También se lo conoce como Tensión Premenstrual. Puede mostrar síntomas dispares que lo confundan con enfermedades crónicas o agudas variadas. La clave que lo pone al descubierto: se presenta entre 7 y 14 días antes de la menstruación. En este artículo aprenderás qué es, cómo reconocerlo en ti y cómo puedes tratarlo de forma natural.

Y ese señor, ¿quién es?

Es un conjunto de síntomas que se presentan por lo general desde el día 14º del ciclo menstrual, cuando se inicia la fase de ovulación, hasta la aparición de la regla. Puede ser bastante camaleónico: no presentarse todos los meses, variar en intensidad, incluso algunos síntomas pueden manifestarse a veces, y otras no. Y no siempre tienen que ser "síntomas negativos": hay mujeres que experimentan una gran energía y se sienten especialmente creativas durante ese período.

Sin embargo, si no perteneces al grupo afortunado que lo manifiesta con síntomas positivos, te tranquilizará saber que es posible tratarlo y corregirlo, y que incluso cuando por diferentes circunstancias no llegues a corregirlo completamente, puedes convertirlo en un compañero de viaje bastante tolerable y ciertamente, muy instructivo.

Aunque no existe un acuerdo sobre las cifras, el síndrome premenstrual es muy frecuente, e incluso tomando los más flexibles, hablamos de que entre un 20 y un 95% de las mujeres entre 20 y 50 años, lo padecen. La gravedad de los síntomas es variable, pero si tomamos en cuenta de que en Inglaterra por ejemplo desde 1945 en ocasiones se ha considerado al SPM como un atenuante en los casos de violencia y asesinato, nos damos cuenta que estamos ante un tema que merece ser considerado con más detenimiento.

Desde el punto de vista de la medicina ortodoxa, no se conoce la causa del SPM, y los tratamientos, que no corrigen el SPM, incluyen medicamentos como: tranquilizantes, antidepresivos, hormonas sintéticas, somníferos, diuréticos y otros medicamentos sintomáticos, cuando no se prescribe un tratamiento quirúrgico como la extirpación del útero. Todos estos tratamientos poseen efectos secundarios importantes, que en muchos casos, además agravan el SPM.

Desde el punto de vista de las medicinas alternativas, el panorama es bien distinto. Partimos de la base de que toda patología (enfermedad, dolencia) se origina por un exceso o por una carencia. Es básicamente el resultado de que tu organismo "se salga de su punto". No hablamos de órgano (en singular) sino de organismo, en su más amplio sentido. Por lo tanto, el enfoque que habrá que dar al tratamiento no se centrará en un órgano o en una función exclusivamente, sino además y muy especialmente, en favorecer una recuperación global de tus funciones orgánicas. Para conseguir esto, necesitas conocer de la forma más concreta posible cómo se presenta la dolencia en ti.

Por tus síntomas, lo reconocerás ...

Dijimos que el SPM se reconoce por los síntomas. Hablemos de ellos. Al parecer la lista más completa que se conoce es de 1983, e incluye más de 150 síntomas (negativos y positivos) relacionados con el SPM. No sólo se trata de síntomas físicos, sino también psicológicos y de comportamiento. Hablamos de : hinchazón de abdomen, tobillos y dedos, sensación de hinchazón, pechos pesados y doloridos, dolor de cabeza, calambres parecidos a los menstruales, trastornos cutáneos. También hablamos de : tensión e irritabilidad, depresión, letargia, reacciones emocionales desmesuradas e ilógicas, deseos de ciertos alimentos, grado anormal de fatiga. Y un largo etcétera (¡de más de 150 síntomas!). Si padeces algunos de estos estados (puedes ver una lista más extensa aquí y aparecen entre el día 15 y el día 28 de tu ciclo, es posible que seas un número más a engrosar las estadísticas del SPM.

Si a la vista de los síntomas habituales del SPM, crees que podrías estar afectada, el primer paso será que determines con precisión qué síntomas tienes y cuándo se producen. Para facilitarte la tarea, puedes usar la Sindrome Premenstrual - Hoja de Control. Con esta información conocida, el siguiente paso será clasificar qué tipo/s de SPM padeces y cuáles son las propuestas de tratamiento.

El SPM suele clasificarse generalmente en cuatro grupos:

  1. Tipo A: donde los síntomas predominantes son la ansiedad (de la que toma su nombre), irritabilidad, tensión nerviosa y cambios de humor.
  2. Tipo C: donde predominan la apetencia por determinados alimentos (carbohidratos del que toma su nombre) para aliviar sus síntomas principales que son fatiga, desmayos, desvanecimiento, palpitaciones, dolor de cabeza y cefaleas.
  3. Tipo H: donde los síntomas predominantes (edema y/o hinchazón de manos, cara, mamas, pies, tobillos y abdomen, sensibilidad, congestión y tensión mamarias, aumento de peso -al menos, más de 1,5 kgs-, sensibilidad dolorosa y malestar general, sensación de no tolerar ser tocada) son causados por una hiperhidratación (de ahí su nombre) en determinadas zonas.
  4. Tipo D: donde el síntoma predominante es la depresión (de ahí su nombre) y que incluye otros síntomas como la confusión, pérdida de memoria, negligencia, llantos, pensamientos suicidas y/o autodestructivos.

Debes tener en cuenta que cada uno de estos grupos presenta características específicas, además de los síntomas, que están relacionados con desequilibrios metabólicos, químicos y, obviamente, hormonales, y que lo más frecuente es que presentes síntomas de más de un tipo, aunque el que predomine sea específicamente uno.

Conocer en detalle cómo se manifiesta en ti, te permitirá establecer la "estrategia" de tratamiento más adaptada a tus necesidades, especialmente si tus síntomas son de una intensidad importante.

Cómo estar desnutrida con tres comidas al día (¡como mínimo!)

En términos generales, el SPM suele achacarse a un desequilibrio entre los estrógenos y progesterona, concretamente a una insuficiencia de progesterona y a un exceso de estrógenos, desequilibrio que por lo demás, está implicado también en otras dolencias femeninas como la sensibilidad mamaria, los fibromas/miomas y los quistes ováricos, entre otras.

Se barajan varias cuestiones que han demostrado influir en dicho desequilibrio; entre otros mencionamos:

Todas estas cuestiones mencionadas apuntan a un tratamiento natural preliminar que sin duda mejorará el cuadro del SPM: mejorar la alimentación y mejorar las funciones del hígado evitando lo que lo perjudica, en primer lugar, y luego añadiendo hábitos que lo benefician.

Puedes empezar por suprimir:

Puedes continuar por añadir:

Dependiendo de la severidad de los síntomas o del tipo de SPM de que se trate, podrá resultar necesario tomar complejos vitamínicos, minerales y complementos alimenticios, pero asegúrate que proceden de fuentes orgánicas y siempre que sea posible, que dichas fuentes sean ecológicas.

En resumen ...

Un SPM leve o moderado suele remitir o mejorar considerablemente con estos cuidados básicos. Y no sólo el SPM, sino también algunas otras molestias que solemos llevar en la mochila y que por no ser serias o habituales, suelen considerarse "normales" y nadie les presta la menor atención. Si tu caso es más severo, o simplemente, deseas información más detallada sobre el SPM y tratamientos holísticos especialmente efectivos, te resultará muy útil el dossier "Síndrome Premenstrual: un enfoque holistico de tratamiento": mas de 60 páginas dedicadas a tratamientos naturales de esta dolencia tan frecuente entre las de nuestro sexo.

Porque...

Lo normal es estar bien. Sentirse vital, fuerte y preparada para "salir al mundo" cada día. Y el primer paso para conseguir ese estado, es reconocerlo y aceptarlo como posible.

Simplemente, porque lo es.


Más sobre el síndrome premenstrual:


©Mónica P. Vazquez
Mujeres Holisticas, magazine online dedicado a la salud de la mujer del siglo XXI
Está permitida la reproducción total, impresa o electrónica de este artículo, siempre que se cite la procedencia, se incluya el correspondiente enlace a este sitio web y se notifique a la autora facilitando datos de publicación mujeresholisticas.com

[Volver]   [Continuar]
SUSCRIBETE a nuestro boletín gratuito para estar al corriente de las novedades web y leer los contenidos SOLO SUSCRIPTORAS
Pulsa aquí


Síndrome Premenstrual: un enfoque holístico de tratamiento