Estás en Bocaditos de salud-->ARTICULOS

Acidos Grasos Esenciales,

esenciales para tu salud.

"Acido oleico, ácidos omega-3 y omega-6, que no falten en tu alimentación"

Son esenciales porque nuestro organismo no los produce y su carencia está involucrada en un sin fín de enfermedades. Se encuentran principalmente en los aceites, pero sólo si han sido extraídos por presión en frío. Como empiezas a sospechar, un porcentaje altísimo de la población del mundo occidental no los incluye en su dieta porque usa aceites y cereales refinados en su alimentación diaria. Aprende en este artículo qué son, cómo asegurar su presencia en tu dieta diaria y cuáles son algunas de las opciones disponibles en el mercado.

Reumatismos, alergias, várices, hemorroides, fibromas, pólipos, hipertensión, eccema, caída del cabello, infecciones frecuentes, mala cicatrización, pérdida de visión, edema, piel seca son sólo algunas de las enfermedades relacionadas con la carencia o insuficiencia de ácidos grasos esenciales. Según algunos estudiosos, la incidencia de enfermedades degenerativas creció después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se comenzó a extraer los aceites en caliente -a temperaturas que oscilan en los 200ºC-, duplicando el rendimiento, pero deteriorando la calidad nutricional de los aceites, hasta convertirlos en un factor de riesgo para la salud.

Se trata de aceites muertos porque el tratamiento industrial de los mismos modifica sus propiedades. Especialmente el proceso de "hidrogenación" al que son expuestos, produce una modificación en la configuración espacial de parte de sus moléculas, haciendo que luego no puedan integrarse en nuestras cadenas metabólicas: algo así como una pieza que no acaba de encajar en el rompecabezas. Lo que no se metaboliza adecuadamente produce en nuestro organismo por un lado, una sobrecarga de toxinas y por otro, en el caso de los aceites refinados, una falta de ácidos grasos esenciales.

A los ácidos grasos esenciales o poliinsaturados también se los conoce como Vitamina F. Son cinco: ácido linoleico, ácidos alfalinolénico, ácido gammalinolénico, ácido dihomogammalinolénico y ácido araquidónico, y se los considera "esenciales" porque nuestro organismo no los fabrica, a pesar de ser sustancias involucradas en funciones vitales para el ser humano, especialmente:

Sobre poliinsaturados y prostaglandinas ("prosta..." ¿qué?)

Se los llama poliinsaturados porque a lo largo de la candena de 18 a 20 átomos de carbono que constituye el ácido graso, hay al menos dos enlaces dobles. Es precisamente esto lo que hace que se enrancien con facilidad. Aunque su contenido natural en vitamina E asegura la acción antioxidante, esta vitamina no sobrevive la extracción en caliente por lo que para estabilizar las moléculas hace falta añadir vitamina E sintética y realizar el proceso de hidrogenación.

Cuando el aporte de ácidos grasos poliinsaturados no es suficiente, los agentes agresores penetran en la célula con mayor facilidad, cuestión especialmente peligrosa a nivel intestinal. En circunstancias normales, el intestino es de por sí un foco de infección permanente y de ahí que su membrana se renueve cada dos días, pero para construir membranas de calidad hacen falta materias primas de calidad, que una alimentación refinada y desvitalizada no puede darte.

Las prostaglandinas son sustancias biológicamente activas derivadas de los ácidos grasos poliinsaturados que una vez fabricadas por nuestro organismo son liberadas inmediatamente por la mayoría de las células, y de que se mantengan en equilibrio depende nuestra salud. De hecho, para la Dra. Kousmine, que estudió durante 45 años la relación entre los aceites y las enfermedades degenerativas, las enfermedades pueden enfocarse como un desequilibrio del sistema inmunitario, principalmente en presencia de un exceso de PGE2 (prostaglandinas de la serie 2 o "prostaglandinas de la guerra") y de un déficit de PGE1 (prostaglandinas de la serie 1 o "prostaglandinas de la paz"). Encontrarás información más detallada de ésto aquí.

A los ácidos grasos se los suele clasificar en dos grandes familia: los Omega-3 (que se forman a partir del ácido alfalinolénico) y los Omega-6 (que se forman a partir del ácido linoleico).

Frutos secos, ricos en omega-3 y omega-6



Así que para derribar dogmas, lo que tenemos aquí es a dos ácidos grasos esenciales precursores de origen vegetal: uno, el ácido alfalinolénico (GLA), dará lugar a otro ácido graso superior -ácido eicosapentaenoico (EPA)- cuya fuente habitual son los pescados azules; y el otro, el ácido linoleico (LA), dará lugar a otro ácido graso superior -ácido araquidónico (AA)- cuya fuente habitual son los productos animales.


Sin embargo, para que esta "transformación" pueda ocurrir, es necesario que no haya circunstancias que lo impidan (como determinadas enfermedades o insuficiencias orgánicas) y que estén presentes los "ingredientes" necesarios (normalmente algunas vitaminas y minerales) para que la transformación llegue a buen fin. Por ejemplo, la transformación de ácido linoleico a ácido gammalinolénico puede no tener lugar si falta suficiente magnesio, zinc o Vitamina B6, o también, si la persona sufre alguna enfermedad degenerativa.

En estos casos, es cuando se suele echar mano de productos del mercado que contienen estos ácidos grasos en estado pre-formado, como es el caso del aceite de onagra, por ejemplo. De esta forma, si sospechamos que la transformación de ácido linoleico a ácido gammalinolénico puede peligrar, se puede optar por asegurar su aporte mediante cápsulas de aceite de onagra que lo contienen en estado pre-formado.


Y ahora derribamos mitos. Lo decimos una vez más: nada es inocuo. La moda de lo "alternativo" tiende a alimentar la idea de que "si lo compras en la dietética, no me puede hacer mal". Algo en apariencia tan "inofensivo" como aportarle a tu organismo sustancias esenciales, puede traer consecuencias no deseadas, porque resulta que ...


Existe en tu organismo un mecanismo mediante el cuál un exceso de ácido gammalinolénico (en las cápsulas de aceite de onagra, por ejemplo) (precursor de las PG1 o prostaglandinas de la paz) se transforma en ácido araquidónico (precursor de las PG2 o prostaglandinas de la guerra). Y con el exceso de ácido linoleico, pasa igual.

¿Qué sería un "exceso de"? Esa es la pregunta del millón ...

Así que es mejor que te asegures de que sabes lo que haces cuando añadas un complemento alimenticio a tu dieta.

Lo más adecuado, en cualquier caso, es asegurar el aporte de las dos familias Omega en tu alimentación diaria, y si además, crees que tienes necesidades específicas de algún ácido en particular, consulta a un médico naturista para te ayude a determinar cómo suplirlas.

Los Omega vienen a cenar ...

Como dijimos al principio del artículo, las principales fuentes de ácidos grasos esenciales son los aceites de primera presión en frío consumidos crudos (sin calentar), los cereales integrales, los pescados azules y algunos productos animales.

Si llevas una alimentación vegetariana, ya sabes que no necesitas comer pescado o carne para suministrarle a tu organismo los "ingredientes" esenciales para fabricar GLA o EPA.

Una forma sencilla y cómoda de asegurar los aportes necesarios es usar aceites de primera presión en frío y consumirlos crudos, por ejemplo para alinear la ensalada (haciendo que cada comensal se sirva su "ración recomendada" de aceite en su plato). Aquí tienes una tabla con los principales aceites y sus contenidos en ácidos grasos esenciales.

Aceite de oliva, rico en ácido oleico


Lo ideal siempre pasa por el equilibrio, por eso, es mejor que "invites a las dos familias Omega" complementando los aceites de forma de asegurar que están presente los dos precursores (ácido linoleico y ácido gammalinolénico) y la forma de hacerlo, respetando el consejo de la AMKI (Asociación Médica Internacional Kousmine) es manteniendo la siguiente proporción: 2 (ácido linoleico o gamma linolénico) :1 (ácido alfalinolénico).

El aceite de germen de trigo, por ejemplo, es bastante equilibrado en la proporción de ambos grupos, y además también lo es en la proporción de ácidos grasos saturados y monoinsaturados.

Si usas aceite de oliva vas a necesitar complementarlo con otro aceite rico en la familia Omega-3, el lino por ejemplo.

Un buen dúo lo componen el aceite de lino y el aceite de girasol porque se complementan muy bien. De hecho, en el mercado encuentras la mezcla de ambos porque el alto contenido de Vitamina E del aceite de girasol, evita que el de lino se oxide tan rápidamente. De todas formas, el aceite de lino aunque esté mezclado, se enrancia con mucha facilidad.

Usarlos, sí, pero no de cualquier manera ...

Son sustancias tan útiles como delicadas, así que ten en cuenta lo siguiente:



Los cultivos de cereales y oleaginosas son los que mayores niveles de herbicidas y pesticidas reciben en la agricultura convencional. Al no haber descortezado ni altas temperaturas, se conservan los nutrientes, pero también estas sustancias tan tóxicas.

Sí, ya lo sé. Los aceites biológicos no son precisamente baratos. Pero ten en cuenta que normalmente con dos cucharadas soperas al día repartidas en tus comidas principales, tendrás suficiente. Y además ....

Hablamos de tu salud, ¿de acuerdo?


Antes de acabar, algunos recomendaciones y preferencias

Son aceites vivos y por lo tanto, el contacto con el aire los altera. Así que aunque haya ofertas tentadoras, procura no comprarlos en envases de más de medio litro cada vez. El aceite de oliva es menos problemático, así que puede comprarse en envases algo mayores.

Si se trata de aceite de lino, entonces será mejor que el envase sea de un cuarto litro (250 cc), y aunque lo hayas conservado en la nevera, no lo mantengas más de un mes. Yo escribo en la etiqueta la fecha en que abro el envase, así no me despisto. Un aceite oxidado produce radicales libres.

Escucharás debates múltiples sobre si se deben conservar en la heladera o no. Hay fervientes defensores del "no". La Dra. Kousmine fue quien introdujo la cuestión de la importancia de los aceites vivos (no refinados) en la alimentación y su relación con las enfermedades degenerativas. Dedicó 45 años de su vida a este estudio. Su consejo era conservarlos en nevera y yo lo sigo.

En el mercado español se pueden conseguir muy buenos aceites biológicos, vírgenes y de primera presión en frío, aunque no todos son nacionales. Si vives en una región donde hay productores de aceites biológicos extraídos por primera presión en frío ... ¡estarás de suerte!

Si no vives en España y tu región no es productora de aceites, este artículo te ayudará a identificar las mejores opciones.

Hay muchos buenos aceites, sólo asegúrate que reúnen las condiciones adecuadas y que los usas bien. Y por favor, úsalos. Hay cosas esenciales en la vida. Y ésto lo es.


Bibliografía:
Asociación Médica Kousmine, El Método Kousmine, Urano, Barcelona, 1989
Besson, Philipppe-Gaston, El buen desayuno. Método Kousmine, Editorial Ibis, Barcelona, 1992
Revista de Medicinas Complementarias. Medicina Holística No. 51, Madrid, Págs. 93 y 135
Revista Integral No. 267, Barcelona, Págs.56-59


©Mónica P. Vazquez
Mujeres Holisticas, magazine online dedicado a la salud de la mujer del siglo XXI
Está permitida la reproducción total, impresa o electrónica de este artículo, siempre que se cite la procedencia, se incluya el correspondiente enlace a este sitio web y se notifique a la autora facilitando datos de publicación mujeresholisticas.com

[Volver]   [Continuar]



Google


SUSCRIBETE a nuestro boletín gratuito para estar al corriente de las novedades web y leer los contenidos SOLO SUSCRIPTORAS
Pulsa aquí